miércoles, 21 de mayo de 2014

Olga Guadalupe


      Son Voces Dispares las que el poeta suele escuchar en sus sueños, en sus retiros inspiradores y experiencias sentimentales y Voces Dispares, y sin embargo equilibradas, las que Olga Guadalupe hace   confluir   en   este  poemario,   desde  diferentes  ópticas,   tonalidades  líricas   y  escenarios motivadores.   La línea argumental  de  esta  obra  que la autora ha desarrollado a lo largo de casi tres años, comienza con ensoñaciones que hablan en segunda  persona de nostalgias e infortunios amorosos   y  vitales,   para    desembocar, en el cuerpo central del poemario, en un laberinto vital, ya en primera persona, donde   el    predominio   de   las   sensaciones   amorosas   abren   paso   hacia  las  demás  facetas sentimentales,   donde   la   vida  se   enreda,   complica,   huye,   hiere  y   quema.  Esa  "vida que inventamos"  junto  al  ser  amado,  a  los  animales  amados,  a  las  soledades queridas y a las no deseadas,  en  cuyo   desarrollo  Olga  Guadalupe  se  detiene  de  cuando  en  cuando, para hacer posteriormente hondas reflexiones sobre la propia poetización de todo lo vivido.
       Viene a sugerirnos que la poesía, en su construirse  y llenar papeles blancos, forma parte del propio  laberinto  donde el  poeta y el poema confluyen con lo vital como unos elementos más del entramado existencial.
       Así le gusta concluir en la contraportada:
                                                           "Posesión leve
                                                             laberinto perpetuo
                                                             esto de urdir poemas
                                                             para tejer nuevos silencios."
       Como tantos otros autores, Olga siente el vértigo del silencio  como amenaza enjuiciadora de aquello   que  los  poetas  transmiten  mediante  la  palabra, como si  el silencio, al final, pudiera aportarnos verdades más auténticas que las expresadas con el corazón por los versos.
       No cabe duda que el silencio espera a que las palabra acabe de pronunciarse, para obtener en su  ausencia  conclusiones,  pero  nada  sería  su  nada ( la del silencio),  si  previamente  el  flujo literario no se produjera y no trasmitiera con maestría su contenido.
     Esa maestría la podemos observar en este poemario, a través de una exquisita musicalidad y un lenguaje   poético  muy  acertado,   variado  y   contemporáneo,  haciendo en ocasiones  guiños  intencionados  a modos más clásicos.
   Voces Dispares es pues una obra de consolidación que marca la madurez creativa de su autora.
                                                                                                             Norberto García Hernanz

1 comentario:

  1. Norberto, no se me habría ocurrido una reseña más iluminadora y más acertada que ésta que haces de mi libro. Está claro que con lectores lúcidos un libro comienza una andadura en la que el primer sorprendido es el autor. A mí me ayuda a comprender mi poemario. Gracias

    ResponderEliminar